Inicio Tiempo Fuera El √ļltimo viaje de Juanita

El √ļltimo viaje de Juanita

0
1

Juanita dej√≥ este mundo mientras dorm√≠a, la madrugada del viernes 13 de enero de 2017, exactamente 107 a√Īos, 6 meses y 21 d√≠as despu√©s de su nacimiento.

 

Las enfermeras del home en Queens al que fue a residir sus √ļltimos a√Īos encontraron su cuerpecillo gastado, vac√≠o de alma, perdido entre las s√°banas.¬† Como una cerilla que cae a la nieve en el invierno neoyorquino, sencillamente se apag√≥.¬† Sin ruido, sin drama y sin dolor.

 

Y ‚Äď vaya si fue bendita Juanita ‚Äď sin convalecencia.

 

Aquel amanecer, Juanita emprendi√≥ su aventura final.¬† Una aventura que lo ser√≠a ‚Äď ya se ver√° ‚Äď en m√°s de un sentido.¬† En lo espiritual, desde luego.¬† Pero tambi√©n, como leer√° el lector, en el sentido m√°s terrenal posible.

 

***

 

Juana Cabral Ram√≠rez lleg√≥ a este mundo el mi√©rcoles 23 de junio de 1909, v√≠spera de patronales en San Juan de la Maguana.¬† Fue la segunda de una camada de siete v√°stagos, de los que llegaron a criarse cinco mujeres y un hombre.¬† En el orden fraternal, Juanita estaba ubicada entre la hermana mayor ‚Äď nada menos que la prodigiosa Atala, matriarca indiscutida de las generaciones que vendr√≠an ‚Äď y la abuela Graciosa.

 

Las cinco hermanas Cabral eran todas mujeres recias, mucho más fuertes que la época que les tocó vivir, lo cual ya es mucho decir.  De entre ellas, Juanita era la más menuda y vivaracha.

 

La infancia y la primera juventud de Juanita transcurrieron en San Juan, sin incidentes mayores.  O, por lo menos, sin eventos dignos de que la siempre caprichosa crónica familiar los recogiera y los convirtiera en leyenda.

 

Pero ya se sabe.¬† Se puede morir sin drama y sin dolor, pero es imposible vivir una vida completa sin que esos dos inquilinos nos visiten ‚Äď juntos o por separado ‚Äď al menos por algunas temporadas.¬† Y Juanita, bien que lo supo y bien que lo dir√≠a.

 

A principios de los a√Īos cuarenta, un oscuro incidente en una finca cercana al pueblo le arrebat√≥ a su esposo Jorgito y la convirti√≥ en una viuda joven y sin hijos.¬† Como es de esperar, la p√©rdida golpe√≥ con fuerza a Juanita.¬† De hecho, por lo bajo ‚Äď como se dicen los episodios delicados de las historias tribales ‚Äď los cronistas de la familia dan cuenta de que, luego del suceso, la T√≠a Juanita no la estaba pasando nada bien.

 

No sabemos exactamente qué se puede interpretar entre líneas a partir de una información tan vaga, pero lo que sea, de seguro que bueno no era.  Suponemos que la situación de Juanita llevó al bisabuelo Alejandro a cobrar unos cuantos favores y a mandarla a Estados Unidos, con la idea de que tuviera la oportunidad de comenzar una vida nueva.

 

Y lo hizo a conciencia, Juanita.  Se reinventó de una manera tan radical que hasta el nombre se cambió.  A partir de ese momento, se convirtió en Jeanne.  Revalidó el título de farmacéutica que había obtenido en Santo Domingo y, cuando vino a ver, ya tenía su farmacia propia en el Alto Manhattan.

 

Para los dem√°s miembros del clan familiar que quedaron en la isla, Jeanne se convirti√≥ en una figura casi mitol√≥gica, desdibujada por las brumas de la ausencia.¬† Pas√≥ a ser, simplemente, Y√≠n, la t√≠a misteriosa que vive en Lojetadojunido y que de vez en cuando manda una postal con un mensaje tan cari√Īoso como breve.

 

Las d√©cadas fueron pasando y llev√°ndose ‚Äď una por una ‚Äď a sus hermanas.¬† Rabiosamente independiente ‚Äď como lo eran todas y cada una de sus hermanas ‚Äď durante esos a√Īos Y√≠n vino poco al pa√≠s.

 

En alg√ļn momento de los a√Īos sesenta, Y√≠n se meti√≥ en amores con Tom, un gentleman bostoniano que, a fuerza de insistencia, se gan√≥ el derecho de convertirse en su sweetheart.¬† Como hacen los esp√≠ritus libres, Y√≠n y Tom no se casar√≠an, pero har√≠an algo mucho m√°s audaz: ser√≠an novios hasta la muerte.

 

Durante los a√Īos noventa, ya con ochenta y pico de a√Īos a cuestas, Y√≠n comenz√≥ a pasar temporadas en el pa√≠s, especialmente en los meses de invierno.¬† Ven√≠a y se hospedaba con alguna de sus sobrinas y, con su alegr√≠a contagiosa y su √°nimo ligero, se convert√≠a en el motivo para las juntaderas y para los paseos a la playa de los primos que pod√≠amos ser sus nietos.

 

‚Äď Y√≠n ‚Äėt√° aqu√≠ ‚Äď se corr√≠a la voz entre los primos.¬† ‚Äď Hay que llevarla a la playa ‚Äď dec√≠a cualquiera de nosotros.¬† Y a la playa √≠bamos.¬† Y Y√≠n encantada, con sus gafas oscuras, su bikini y su cervecita; a disfrutar del can y de la brisa del mar.¬† Y del sol, pues nunca jam√°s dejaba de broncearse para su sweetheart.

 

En esas estuvo Y√≠n, por unos buenos a√Īos.¬† Viniendo por temporadas y dej√°ndose querer por sus sobrinos nietos y bisnietos.¬† Mientras estuviera en el pa√≠s, era el juguete favorito de todos.¬† Y ella feliz.

 

Para la primavera del 2006, ya con 96 a√Īos cumplidos, Y√≠n hizo su √ļltima visita a Santo Domingo.¬† A partir de ah√≠, para verla habr√≠a que ir a su casa en Manhattan y ‚Äď posteriormente, al acercarse al centenario ‚Äď a la casa de retiro en Queens.

 

El que nunca dejó de hacer el viaje en tren de Boston a Nueva York para visitar a Yín, fue Tom, su novio por cinco décadas.  Si alguien dudó alguna vez si Juanita tenía melao, ahí está la prueba.

 

Me dicen que, ya en los √ļltimos tiempos, cuando las fuerzas y los sentidos no les daban para mucho m√°s, Y√≠n y Tom se sentaban uno junto al otro, en sus respectivas sillas de ruedas, a tomar el sol en la azotea de la residencia.¬† En silencio.

 

También me dicen que apenas dos semanas después de que Yín partiera, Tom la siguió.  Como la abeja al panal, diría Juan Luis.

 

***

 

Yín dejó instrucciones precisas respecto de su descanso final: sus restos serían cremados y sus cenizas serían llevadas al panteón donde reposaban sus hermanas.

 

El destino, sin embargo, que sabe ser travieso, decidió que una vida tan larga y tan particular se merecía una despedida igual de larga y de singular.

 

Recojo aqu√≠ el periplo final de Juanita Cabral, movido y colorido como ha sido, pues abarca desde enero hasta noviembre de este a√Īo.

 

Luego de la cremación, las cenizas de Juanita fueron entregadas a la prima Vilma, quien también reside en la ciudad de los rascacielos.  Donde Vilma, Juanita pasó un buen par de meses.

 

Pensar√≠a uno que la urna con los restos de Juanita ser√≠a tratada con la formalidad y la solemnidad que reservamos las personas para los encuentros cercanos con lo funerario.¬† Pero qu√© va.¬† Pudo m√°s el cari√Īo y el recuerdo de su alegr√≠a.

 

En casa de Vilma, la urna se convirtió en el centro de todas las celebraciones.  Siempre que surgía la ocasión, la prima se daba su petacazo a la salud de la tía y, algunas veces, hasta su copita le servía.

 

De la casa de Vilma, Juanita pasó donde Ivonne, hermana de Vilma, también en Nueva York.  La prima Ivonne no quiso ser menos, y acogió a Juanita por otra temporada, con el mismo sentido festivo que lo hacía cuando no estaba embutida en una urna de acero inoxidable.

 

Fue all√≠, en la casa de Ivonne, donde una de las sobrinas bisnietas de Juanita ‚Äď de visita en Nueva York ‚Äď pas√≥ a recogerla para que iniciara lo que ser√≠a un tambi√©n largo regreso a su lugar de reposo final.¬† As√≠, Juanita vol√≥ de Nueva York a Miami.¬† En el trayecto, Juanita viaj√≥ en taxi y en subway, y pas√≥ una noche de parranda neoyorquina con la joven sobrina.

 

En Miami, Juanita se instal√≥ en la casa de Pily, su sobrina nieta favorita.¬† En el tiempo que estuvo en la ciudad del sol, pariente que pasaba por la ciudad, pariente que peregrinaba a casa de Pily a darle su cari√Īo a Juanita, sin que faltaran muchos selfies con la respectiva urna.

 

Finalmente, Juanita voló a Santo Domingo hará cosa de unas cuantas semanas.  Como no podía ser de otra manera, fue la invitada de honor en la más reciente juntadera de primos.

 

En medio del jolgorio que sólo una treintena de primos pueden armar, ahí estaba Juanita en su urna.

 

Y a todo el que llegaba, cualquiera de los primos le dec√≠a: ‚Äď Y√≠n ‚Äėt√° aqu√≠.¬† Sal√ļdala. ‚Äď y se√Īalaba con el ment√≥n el reluciente recipiente.¬† Y luego de un cort√≠simo momento de incredulidad y turbaci√≥n, la alegr√≠a.¬† Y las fotos.¬† Y los brindis.

 

Como en sus mejores tiempos.

 

***

 

Al momento de escribir estas l√≠neas, Juanita aguarda pacientemente para ser llevada al pante√≥n de sus hermanas, mausoleo que los primos preferimos llamar ‚Äď con el m√°ximo respeto y con el m√≠nimo de solemnidad ‚Äď el Condominio de las Cabral.

 

Sólo entonces, cuando sea depositada entre sus hermanas, habrá completado su viaje final. Y, con toda seguridad, descansará en paz.  Pero no le podrán quitar lo bailado.

 

 

Postdata: Se ha dicho que el destino sabe ser p√≠caro.¬† Esta revista sale al p√ļblico el 24 de noviembre, exactamente el mismo d√≠a en que Juanita est√° siendo llevada a su morada de descanso final.¬† Como si faltara otra nota curiosa, hay que se√Īalar que el 24 de noviembre es el d√≠a de cumplea√Īos de Atala, hermana mayor de Juanita y la primera que ocup√≥ el Condominio de las Cabral.¬† ¬ŅCoincidencia?¬† ¬°Qui√©n sabe!¬† ¬ŅMotivo de fiesta? ¬°Siempre!

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue M√°s Por Paulo Herrera Maluf
Cargue M√°s En Tiempo Fuera

Deja un comentario

También Leer

Miss RD Universo 2018 por segundo a√Īo en Santiago

Fueron presentadas formalmente como candidatas del certamen Miss Rep√ļblica Dominicana Univ…