Inicio Tiempo Fuera Postales navide帽as

Postales navide帽as

0
1

Sentado en el asiento trasero del carro, con los piecitos al aire, Diego estiraba el cuello para mirar la calle pasar.

Con una mano sosten铆a sobre su regazo la caja con su juguete nuevo, y con la otra agarraba su fundita de dulces.

En el asiento del conductor, su mam谩 lidiaba con el tr谩nsito de diciembre, y monitoreaba al peque帽o por el retrovisor.

鈥 Diego, mi amor, 驴quieres que te ponga de nuevo la m煤sica de la velada? 鈥 pregunt贸. Diego respondi贸 con un s铆 lejano, que indicaba que ya se hab铆a ensimismado con el movimiento de la calle. Menos mal, pens贸 la madre, y encendi贸 el radio. As铆 no se desesperar铆a con la espera del tap贸n.

Mientras continuaban avanzando a paso de tortuga por la avenida, la mam谩 de Diego repas贸 en su mente la velada colegial de la que acababan de salir. Hab铆a quedado preciosa. Los chiquillos del preescolar hab铆an preparado una corta obra de teatro aleg贸rica al sentido de la Navidad. Despu茅s hab铆an cantado a coro un par de canciones y hab铆an terminado con una fiestecita, incluyendo regalos sencillos y golosinas para todos los ni帽os.

Lo que m谩s le hab铆a gustado, decidi贸 la mam谩 de Diego, era el mensaje de la obra, invitando a la solidaridad con los dem谩s, especialmente hacia los m谩s d茅biles. Muy lindo, se dijo. Se pregunt贸, eso s铆, si la ense帽anza no ser铆a demasiado compleja para ni帽os tan peque帽os.

En esas estaba, cuando la vocecita de Diego la sac贸 de la enso帽aci贸n. 鈥 Mami, p谩rate aqu铆 鈥 dijo, apremiante, el ni帽o. 鈥 驴Qu茅 pasa, mi amor? 鈥 respondi贸 preguntando la mam谩, con un punto de preocupaci贸n. 鈥 驴Necesitas hacer pip铆? 鈥 dijo. Por el retrovisor vio que Diego hab铆a soltado la fundita y la caja y se asomaba a la ventana del carro.

鈥 No, Mami 鈥 dijo Diego, con sus ojos muy abiertos, se帽alando a un anciano harapiento que caminaba dolorosamente por la acera, cargando un mugriento saco sobre el hombro. 鈥 Es que ese abuelito va muy cargado, d茅jame ayudarlo. P谩rate, p谩rate 鈥 dijo Diego, muy serio.

La madre no supo qu茅 decir. Ah铆 estaba su respuesta. Continu贸 guiando el carro, sin palabras y sin dudas acerca de lo que hab铆a germinado en el alma de su hijo.

***

El mundo le entraba a Samuel por sus dos ojazos negros, que estaban conectados directamente con su coraz贸n. Y su coraz贸n, como suele suceder con los ni帽os peque帽os, estaba conectado directamente con su boca.

Desde la cotidianidad de la rutina familiar hasta lo extraordinario de paseos y eventos especiales, los ojos de Samuel, como aspiradoras, absorb铆an todo. Y el coraz贸n de Samuel se ocupaba de interpretarlo.

Una noche de diciembre, a la hora de dormir, la mam谩 de Samuel se sent贸 en la camita del ni帽o. 鈥 驴Qu茅 quieres pedirle al Ni帽o Jes煤s, mi amor? 鈥 pregunt贸 la mam谩, acarici谩ndole el pelo.

Samuel respondi贸, como siempre, desde su coraz贸n, que hab铆a visto lo que hab铆an visto 鈥 todos los d铆as 鈥 sus ojos. 鈥 Quiero pedirle muuuuchas cosas al Ni帽o Jes煤s, Mami 鈥 dijo, con mucho 茅nfasis. Y a帽adi贸: 鈥 Y que todas sean para ti, Mami 鈥.

***

La ma帽ana de Navidad, Ana se acerc贸 al arbolito y confirm贸 con alegr铆a que Santa Claus s铆 hab铆a pasado la noche anterior. De entrada, eso no la sorprendi贸. El asombro comenz贸 a sumarlo cuando abri贸 el primer regalo de los que ten铆an su nombre.

鈥 隆Wao! 鈥 exclam贸. 鈥 隆Mira, Mami! 隆El veloc铆pedo rosado que quer铆a! 鈥 dijo entusiasmada. 鈥 隆Waaaooo! 鈥 repiti贸, a煤n m谩s asombrada. 鈥 隆El juego de colores, igualito al que quer铆a! 鈥.

Cuando termin贸 de abrir sus regalos, Ana se sent贸 en un sill贸n de la sala, tap谩ndose la boca abierta con una de sus manitas. 鈥 驴Te gustaron tus regalos, mi amor? 鈥 dijo el pap谩, preguntando lo obvio. Ana le respondi贸 con los ojos llenos de maravillas. 鈥 隆Santa s铆 sabe, Papi! Me trajo exactamente lo que le ped铆. 隆Santa s铆 sabe! 鈥.

***

Leopoldito era un investigador nato. No se conformaba con las explicaciones a medias de los adultos. Siempre ten铆a que llegar al fondo de cuanta cuesti贸n llamaba su atenci贸n. M谩s de una vez, el muchachito se meti贸 en l铆os por llevar sus pesquisas demasiado lejos.

En el historial investigativo de Leopoldito hab铆a desde radios desarmados 鈥 para asegurarse de que adentro no hab铆a gente chiquitica hablando y cantando 鈥 hasta monta帽as de huevos rotos 鈥 para demostrar que la gallina siempre iba primero.

Precisamente por todos esos antecedentes, la v铆spera de Reyes, la mam谩 de Leopoldito se asegur贸 de que estuviera profundamente dormido antes de poner en movimiento la furtiva log铆stica que es propia de noches como aquella.

No contaba la mam谩 de Leopoldito con que el ni帽o hab铆a pasado semanas entren谩ndose 鈥 como un ninja 鈥 para despertarse a mitad de la noche. A la hora justa, Leopoldito estaba listo para recabar pruebas concretas y de primera mano de la existencia de los Reyes Magos.

As铆, en el momento exacto en que alguien entraba en la oscura sala de la casa empujando una bicicleta, Leopoldito brinc贸 desde detr谩s de una puerta y abraz贸 unas caderas anchas y redondas.

El grito triunfal de Leopoldito se escuch贸 en todo el vecindario. 鈥 隆Un rey mago! 隆Un rey mago! 隆Mami, juuuye! 隆Agarr茅 un rey mago! 鈥 .

***

鈥 Gaby, 驴a qu茅 huele la Navidad? 鈥 quiso preguntar Mart铆n, s贸lo por el gusto de ponerle conversaci贸n a su hija peque帽a. A la chiquilla, la pregunta le pareci贸 lo m谩s natural del mundo. 鈥 A chocolate y a comida buena 鈥 dijo Gaby sin titubear, como si la respuesta fuera conocida hasta por los chinos de Bonao.

鈥 Anj谩 鈥 repuso Mart铆n, enarcando las cejas. Le encantaba carear a la muchachita. 鈥 Vamos a ver, Gaby, 驴y a qu茅 sabe la Navidad? 鈥 pregunt贸, muy serio, Mart铆n. Ahora s铆, la ni帽a lo pens贸 un momento, mordi茅ndose el labio inferior con sus dientecitos de leche. Cuando tuvo la respuesta, dio un respingo y se volvi贸 hacia donde estaba sentado su pap谩: 鈥 隆A quipes de T铆a Fay! 鈥 exclam贸 Gaby.

Mart铆n asinti贸 lentamente. 鈥 Oh, ya veo 鈥 dijo. Se llev贸 la mano a la barbilla, frunci贸 el ce帽o y dispar贸 la siguiente pregunta. 鈥 驴Y cu谩l es el sonido de la Navidad? 鈥 inquiri贸. Gaby ya estaba metida de lleno en el interrogatorio. 鈥 隆Adi贸, Papi! 隆Eso es lo m谩s f谩cil! 鈥 respondi贸 Gaby, sonriendo y moviendo las manos. 鈥 隆Abuela Mery ensayando villancicos! 鈥.

鈥 驴Y la imagen de la Navidad? 鈥 apret贸 Mart铆n de inmediato. 鈥 隆El nacimiento viviente de la parroquia! 鈥 ripost贸 la ni帽a. Mart铆n hizo una pausa para acentuar el momento, sabedor de que la carajita esperaba la siguiente pregunta. 鈥揂hora la pregunta m谩s dif铆cil 鈥 anunci贸 Mart铆n. Gaby lo mir贸 desafiante.

鈥 驴Y en la piel, c贸mo se siente la Navidad? 鈥 pregunt贸, con aire teatral. La respuesta de Gaby lo desarm贸. La ni帽a se abalanz贸 hacia su pap谩 y se estrech贸 contra 茅l. 鈥 As铆 se siente la Navidad, Papi. Como un abrazo apretao 鈥 dijo quedamente Gaby.

Cargue Art铆culos M谩s Relacionados
  • N谩ufragos

    鈥淚 had power over nothing.鈥 鈥淣o ten铆a poder sobre nada鈥 Chuck Noland, interpretado por Tom…
  • Cuatro cuadras

    Nunca se supo qui茅n les puso esos apodos. Y si se supo alguna vez, eso 鈥 como a tantas otr…
  • 驴Obsesivo yo?

    Todav铆a quedaban aplausos sueltos cuando comenzamos a salir del teatro. Aquella noche de v…
Cargue M谩s Por Paulo Herrera Maluf
  • N谩ufragos

    鈥淚 had power over nothing.鈥 鈥淣o ten铆a poder sobre nada鈥 Chuck Noland, interpretado por Tom…
  • Cuatro cuadras

    Nunca se supo qui茅n les puso esos apodos. Y si se supo alguna vez, eso 鈥 como a tantas otr…
  • 驴Obsesivo yo?

    Todav铆a quedaban aplausos sueltos cuando comenzamos a salir del teatro. Aquella noche de v…
Cargue M谩s En Tiempo Fuera

Deja un comentario

Tambi茅n Leer

Abren nuevo Supermercados Nacional en la avenida Rafael Vidal

Supermercados Nacional inaugur贸 su tercera sucursal en la Ciudad Coraz贸n. El novedoso espa…