Inicio Tiempo Fuera Después de la tormenta

Después de la tormenta

0
0

Agazapado sobre el borde del arrecife, Silverio recogi√≥ la l√≠nea por √ļltima vez. Nada. Aquella ma√Īana los peces estaban en otro sitio. En el tiempo que ten√≠a en el oficio no recordaba un d√≠a de tan poca pesca. Todos los pescadores de orilla que frecuentaban el farall√≥n del Fuerte San Gil se ir√≠an con las manos vac√≠as.

Empez√≥ a recoger sus b√°rtulos con la esperanza de que el atardecer trajera mejor suerte. Hab√≠a muy poco viento, observ√≥ Silverio, y el mar estaba sereno como una laguna. Era una calma extra√Īa, pues ya hab√≠a pasado la hora en que el terral habitualmente daba paso a la brisa del sureste. Mar de borrasca, hab√≠a dicho de pasada Benigno, el pescador m√°s veterano del grupo.

La tranquilidad del agua hac√≠a que se vieran m√°s grandes ‚Äď y m√°s amenazantes ‚Äď los barcos de guerra fondeados frente a la desembocadura del Ozama. Hac√≠a m√°s de un mes que el acorazado Memphis y su escolta, el ca√Īonero Castine, estaban anclados en las narices de los capitale√Īos, como un opresivo recordatorio de qui√©n mandaba ahora.

Silverio sintió que el pique le volvía a agitar el pecho. Se limitó a escupir su indignación sobre las rocas. Malditos americanos. Eso es lo que nunca entenderá Papá, pensó con desagrado. Sin poder evitarlo, recordó el pleito del día anterior. Después de meses de choques suavizados por la mano mágica de su mamá, Silverio y Fermín, su padre, finalmente se habían ido de palabra. El motivo en esa ocasión fue, precisamente, la presencia de los marines en suelo dominicano.

Mientras Silverio ten√≠a una postura radical contra las fuerzas de ocupaci√≥n, Ferm√≠n era m√°s moderado en sus juicios, sin dejar de lamentar el hecho. Cuando vinieron a ver ‚Äď y sin que esta vez Clementina y su magia pudieran impedirlo ‚Äď la discusi√≥n hab√≠a subido de tono y color

hasta culminar con un portazo de Silverio y una sensación de ruptura definitiva en el aire de la casa del barrio de la Misericordia.

Al amanecer de ese d√≠a, Silverio se despidi√≥ de Clementina sin mirarla a los ojos. Llevaba su ropa liada en una s√°bana y una expresi√≥n de machete untada en la mirada. La madre se limit√≥ a recitar la fecha y el santoral del d√≠a. ‚Äď Hoy es martes 29 de agosto de 1916 ‚Äď anunci√≥ Clementina ‚Äď Martirio de Juan el Bautista ‚Äď a√Īadi√≥, como quien reconoce un presagio.

Durante la sequía de la pesca, y mientras rumiaba el altercado, la rabia de Silverio contra su papá y contra los gringos no había hecho más que crecer. Con todos sus aperos al hombro, Silverio se alejó de la costa y se dispuso a encontrar una pieza donde pasar la noche

la primera que pasaría desterrado de la casa paterna.

***

Poco antes de las tres de la tarde result√≥ evidente que ese d√≠a no habr√≠a pesca vespertina. Para esa hora, las olas ‚Äď tal como hab√≠a augurado t√≠midamente el viejo Benigno ‚Äď ya ten√≠an categor√≠a de temporal.

Una peque√Īa multitud se hab√≠a formado en el Paseo Presidente Billini a contemplar el espect√°culo de los poderosos burros de agua estrell√°ndose contra las rocas. A ella se unieron Silverio y Ferm√≠n

cada uno por su lado y sin notar el uno la presencia del otro.

A eso de las tres y media, la atenci√≥n del gent√≠o se dirigi√≥ hacia las naves norteamericanas. Se notaba que no las ten√≠an todas consigo frente al temporal. Alguien cerca de Silverio sugiri√≥ que el Caribe se hab√≠a encabritado porque quer√≠a quitarse de encima los pesados buques de guerra. Silverio no hizo ning√ļn comentario.

En pocos minutos quedó claro que, para los tripulantes de los barcos, se trataba de una lucha por sobrevivir. El rumor se esparció por la Capital como una humareda, y en muy poco tiempo estaba toda la población volcada en el malecón, pendiente del drama que se desataba a la vista de todos.

Las olas segu√≠an creciendo en tama√Īo y poder√≠o. Eran verdaderos monstruos. Frente a ellas los barcos gringos no parec√≠an ni tan grandes ni tan fieros, pens√≥ Silverio, no sin cierta sorna. Cerca de las cuatro, la muchedumbre vio con incredulidad que una lancha de vapor cargada de marines hasta el tope sal√≠a por la boca del r√≠o a reunirse con el Memphis.

Deben ser los marineros que desembarcaron después del mediodía a jugar béisbol, comentó alguien. Es una insensatez salir con ese mar, replicó alguien más. Silverio observaba y callaba.

No bien dejó la lancha la desembocadura del río, cuando quedó ésta prácticamente a merced de olas de más de treinta pies. Cientos de gargantas empezaron a ulular al ritmo de las subidas y bajadas de la embarcación. Algunas mujeres, presintiendo lo que sucedería, empezaron a sollozar ruidosamente.

La inminencia de la tragedia hizo que la ignominia de la intervenci√≥n militar pasara a un segundo plano. A esas alturas, ya nadie ‚Äď ni siquiera Silverio ‚Äď ten√≠a √°nimos para observaciones mordaces a costa de los marines.

Sin posibilidades de llegar a su barco madre ni de volver a puerto, la lancha sigui√≥ maniobrando in√ļtilmente contra las marejadas. Cuando la lancha no pudo trepar una enorme pared de agua y se vir√≥, el alarido de la multitud se elev√≥ por encima del rugido del viento y de las olas.

Horrorizada, la población de Santo Domingo vio cómo caían al mar una treintena de cuerpos

y cómo las cabezas eran tragadas, una por una, por las aguas enfurecidas.

Sin que mediara coordinaci√≥n alguna, un grupo de espont√°neos ‚Äď muchos de ellos pescadores de arrecife ‚Äď se congreg√≥ frente a la playa del Placer de los Estudios para organizar r√°pidamente c√≥mo ayudar a los marineros en desgracia. El hijo de Ferm√≠n se acerc√≥, resuelto a hacer su parte.

Decidieron que los mejores nadadores ‚Äď entre los que se contaba Silverio ‚Äď se amarrar√≠an cuerdas a la cintura e intentar√≠an nadar hasta los hombres del Memphis. Una media docena de voluntarios arriesgar√≠an sus vidas para salvar las de los n√°ufragos.

Fue en el momento en que Silverio se hacía el nudo en la cintura que encontró la mirada acerada de Fermín entre la multitud. En el instante que la sostuvieron parecieron no decirse nada.

Apremiados por la urgencia ‚Äď y sin pensar demasiado en lo que estaban haciendo ‚Äď los voluntarios se lanzaron a las oscuras aguas.

Comenz√≥ as√≠ una lucha que se extender√≠a hasta m√°s all√° del crep√ļsculo. Por horas, los nadadores forcejearon contra las corrientes. Una y otra vez, fueron estrellados contra la playa por las olas. Y una y otra vez, volvieron a lanzarse al agua, tratando de alcanzar a cualquiera de los malogrados tripulantes.

A un alto costo, los improvisados rescatistas lograron regatearle un pu√Īado de vidas a las entra√Īas del mar. Lo que no pudieron impedir fue que veinticinco marineros perecieran ahogados o despedazados contra las rocas.

Ni siquiera el Memphis, con todo y su tonelaje y la potencia de sus motores de vapor, consigui√≥ escapar de la tormenta. Justo a las cinco de la tarde, el flamante acorazado fue encallado a pocos metros del farall√≥n. Desde all√≠, con la intervenci√≥n principal y voluntaria de muchos capitale√Īos, fue evacuada el resto de la tripulaci√≥n, incluyendo numerosos heridos.

Cuando finalmente Silverio salió del mar ya era la noche cerrada de un día terrible. El agua había cambiado algo en su interior. Sus ideas eran las mismas, pero algunos sentimientos habían sido lavados por la tempestad.

Silverio trepó hasta la calle, todavía repleta de curiosos, y buscó entre la multitud algo que había perdido. No lo encontró, pero sabía dónde buscarlo.

***

Aquella noche, Clementina recibió a Silverio con vivas y abrazos. Ni Silverio ni Fermín dijeron gran cosa. Silverio se acostó en su cama de siempre, vapuleado por el esfuerzo del rescate. Fermín se acostó en la suya, agotado por las angustias de aquel día negro. Un día de grandes pérdidas. Y, sin embargo, los dos durmieron profundamente. Porque también fue un día de grandes hallazgos.

Cargue Artículos Más Relacionados
  • Nuestras zonas err√≥neas

    Los que peinamos canas, seguro que lo recordamos. Aquel libro amarillo pollito, Tus zonas …
  • Nuestra guerra

    Si puedes forzar tu coraz√≥n, tus nervios y tendones a que sigan sirvi√©ndote aun despu√©s de…
  • N√°ufragos

    ‚ÄúI had power over nothing.‚ÄĚ ‚ÄúNo ten√≠a poder sobre nada‚ÄĚ Chuck Noland, interpretado por Tom…
Cargue M√°s Por Paulo Herrera Maluf
  • Nuestras zonas err√≥neas

    Los que peinamos canas, seguro que lo recordamos. Aquel libro amarillo pollito, Tus zonas …
  • Nuestra guerra

    Si puedes forzar tu coraz√≥n, tus nervios y tendones a que sigan sirvi√©ndote aun despu√©s de…
  • N√°ufragos

    ‚ÄúI had power over nothing.‚ÄĚ ‚ÄúNo ten√≠a poder sobre nada‚ÄĚ Chuck Noland, interpretado por Tom…
Cargue M√°s En Tiempo Fuera

Deja un comentario

También Leer

¬ŅLil√≠s en la residencia Alvarez Perell√≥?

La residencia que fuera propiedad de Jos√© de Jes√ļs Alvarez P√©rez (1858-1934) y Mauricia Pe…