Inicio Tiempo Fuera Caminar despiertos

Caminar despiertos

0
0

La llamada lleg贸 un viernes en la tarde. Recuerdo haber tomado el tel茅fono de pie. Recuerdo haber escuchado la noticia sin adornos, a quemarropa. Muri贸 T铆o Rafelito. Recuerdo haberme sentado.

Me tom贸 unos segundos asimilar la noticia. Muerte repentina siempre implica sorpresa. Y, sin embargo, descubr铆 que, en el fondo, no estaba tan sorprendido. T铆o Rafelito, el caminador pertinaz, el que siempre estaba en movimiento, hab铆a llegado al final de su camino como quien acude a una cita.

Respir茅 hondo y levant茅 de nuevo el auricular del tel茅fono. Me tocaba la ingrata tarea de informarle a mi padre que el tercero de sus hermanos hab铆a sido fulminado por un infarto, dos d铆as antes de cumplir cincuentais茅is a帽os.

***

Una docena de a帽os despu茅s de aquella tarde de viernes, miro hacia atr谩s y creo entender porqu茅 en realidad no me sorprendi贸 la noticia, si bien fue inesperada.

No era que T铆o Rafelito estuviera enfermo, m谩s all谩 de las causas e incidencias de la mediana edad. Tampoco era que llevara una vida signada por los excesos o por malos h谩bitos de consumo o de conducta. Nada de eso.

No presumo de certezas imposibles, pero 鈥 a pesar de la equidistancia con la que normalmente se tratan los t铆os y los sobrinos 鈥 conoc铆 bastante a T铆o Rafelito como para comprender un chin de su vida.

Sencillamente, tengo la impresi贸n de que T铆o Rafelito eligi贸 vivir de acuerdo con unos c贸digos 鈥 sus propios c贸digos 鈥 que lo llevaron por el camino que 茅l quer铆a. Un camino v谩lido que 鈥 bien sabr铆a 茅l 鈥 pod铆a terminar en una muerte temprana.

驴O, m谩s bien, culminar con una muerte temprana? Eso no lo s茅. Ni, tal vez, lo sabr茅 nunca.

Lo que s铆 creo saber es que escoger c贸mo se vive es un privilegio. Es el buen colmo de la lucidez. Despu茅s de todo, al escoger c贸mo vivimos escogemos tambi茅n c贸mo no vivimos y 鈥 salvo infortunios imprevistos 鈥 c贸mo morimos.

Y una decisi贸n tan fundamental debe ser, desde luego, consciente y consistente. De otra forma, no vale. Si es cierto que la vida es un sendero, tambi茅n lo es que debe transitarse con los ojos abiertos.

Y, caminar despierto, con los ojos bien abiertos, fue lo que hizo T铆o Rafelito.

***

Al parecer, T铆o Rafelito encontr贸 temprano su vocaci贸n: dar m谩s de lo que recib铆a y resolver m谩s problemas de los que creaba. Responder tal llamamiento implicaba tener la capacidad para escuchar por encima de los ruidos de la mezquindad, y para ver a trav茅s de la niebla del miedo.

No me caben dudas de que T铆o Rafelito ten铆a esas capacidades. Pose铆a esa conjunci贸n pocas veces vista de generosidad inagotable en el coraz贸n e inteligencia aguda en el cerebro. Supongo que, como todos, tendr铆a sus d铆as oscuros, pero yo no se los conoc铆.

Era locuaz y de 谩nimo ligero. Trabajador y emprendedor, siempre estaba alegremente esforzado y siempre parec铆a tener adonde ir. Su entrega a los suyos lo convirti贸, de carambola, en un trotamundos. Con tal de dar y resolver, realiz贸 los oficios m谩s dis铆miles en los lugares y las circunstancias m谩s inveros铆miles. Le sobraba el talento para hacer lo que se presentara en el camino y la disposici贸n para bajar el lomo, y hacerlo de buen grado.

En sus 煤ltimos a帽os, T铆o Rafelito y yo coincidimos en la misma ciudad. A fuerza de vernos m谩s seguido, empec茅 a sospechar que detr谩s de cada af谩n suyo hab铆a una resoluci贸n consciente de prodigarse sin l铆mites. Nunca le escuch茅 una queja, a煤n cuando era evidente que iba cargando pesado.

Por el contrario, siempre lo sent铆 optimista, como si estuviera disfrutando, a pesar de las dificultades, del camino que hab铆a elegido. Me parece a m铆 que as铆 era.

***

No es mi intenci贸n colocarme en posici贸n de evaluar 鈥 mucho menos enjuiciar 鈥 la opci贸n de vida de otra persona. De la vida de otros 鈥 a煤n de los cercanos 鈥 es mucho m谩s lo que se ignora que lo que se conoce.

Del camino de T铆o Rafelito, sin embargo, me queda mucho. Y no tanto por lo que escogi贸 vivir, sino por c贸mo escogi贸 vivirlo. Despu茅s de todo, por m谩s que corramos y por m谩s que afanemos, la vida de todos ser谩 una mezcla de errores y aciertos. Tambi茅n la de T铆o Rafelito lo fue, sin dudas.

Pero su forma de caminar la vida queda, para m铆, como una invitaci贸n a descubrir la pasi贸n de mi vida y a vivirla mientras ando. Y si me va la vida en ello, que as铆 sea, porque habr谩 valido la pena.

Muri贸 como vivi贸, T铆o Rafelito. Despierto. As铆 quisiera hacerlo yo.

  • La fuerza creativa de un lente femenino

    La fotograf铆a fue una de las escasas actividades que estaban permitidas a la mujer a final…
  • N谩ufragos

    鈥淚 had power over nothing.鈥 鈥淣o ten铆a poder sobre nada鈥 Chuck Noland, interpretado por Tom…
  • Mirando a Pap谩

    A mi padre lo miro dando pasitos hacia la galer铆a esperando el peri贸dico El Nacional. Yo t…
Cargue Art铆culos M谩s Relacionados
  • N谩ufragos

    鈥淚 had power over nothing.鈥 鈥淣o ten铆a poder sobre nada鈥 Chuck Noland, interpretado por Tom…
  • Cuatro cuadras

    Nunca se supo qui茅n les puso esos apodos. Y si se supo alguna vez, eso 鈥 como a tantas otr…
  • 驴Obsesivo yo?

    Todav铆a quedaban aplausos sueltos cuando comenzamos a salir del teatro. Aquella noche de v…
Cargue M谩s Por Paulo Herrera Maluf
  • N谩ufragos

    鈥淚 had power over nothing.鈥 鈥淣o ten铆a poder sobre nada鈥 Chuck Noland, interpretado por Tom…
  • Cuatro cuadras

    Nunca se supo qui茅n les puso esos apodos. Y si se supo alguna vez, eso 鈥 como a tantas otr…
  • 驴Obsesivo yo?

    Todav铆a quedaban aplausos sueltos cuando comenzamos a salir del teatro. Aquella noche de v…
Cargue M谩s En Tiempo Fuera

Deja un comentario

Tambi茅n Leer

La fuerza creativa de un lente femenino

La fotograf铆a fue una de las escasas actividades que estaban permitidas a la mujer a final…