Inicio Nuestra Historia El cerro del Castillo: fechas para una cronología

El cerro del Castillo: fechas para una cronología

0
0

El cerro del Castillo, lugar de emplazamiento del Monumento a los Héroes de la
Restauración, por sí sólo encierra una rica historia como otero estratégico en el que se
sucedieron posiciones militares, focos revolucionarios y estructuras de servicio público. En
este artículo ofrecemos una apretada cronología sobre su historia.

Siglo XVI: José R. Morel, en su artículo “Cómo surgió el actual Santiago”, publicado en
La Información, el 24 de diciembre de 1952, señala, sin comprobación documental, que
María Petronila Vda. Minaya, dueña de los terrenos donde se refundó la villa de Santiago
en 1562, tuvo en el cerro del Castillo su casa solariega.
Siglo XVIII: M.L. Moreau de Saint Mery, en su descripción de la ciudad, es el primer
autor que identifica el cerro del Castillo.
Principios del siglo XIX: En un plano de la ciudad de autor desconocido, que reposa en el
Archivo Histórico de Santiago, el cerro del Castillo es resaltado como una elevación
escarpada.
1829: El general y mariscal de campo Placide Lebrun, uno de los siete comandantes
distritales nombrados en la parte este de la isla por Jean Pierre Boyer al iniciarse la
ocupación haitiana en 1822, es designado gobernador de Santiago. Al morir, por su expresa
disposición, su cuerpo fue sepultado en el cerro del Castillo.
1844: El historiador militar Radamés Hungría Morel señala, sin citar fuente alguna para su
aseveración, que el cerro del Castillo fue asiento de las reservas dominicanas al igual que el
fuerte San Luis a propósito de la batalla contra los haitianos el 30 de marzo de ese año.
1855: Manuel María Espaillat Lecandá, el más antiguo propietario de los terrenos del cerro
del Castillo, vende parte de ellos a Casimiro Abréu; En fecha no determinada, vende otra
porción a Vicente Morell.
1860 y 1862: Casimiro Abréu y Vicente Morell traspasan, respectivamente, sus
propiedades en el cerro del Castillo a José Ramón Cordero Suárez.
1861: Francisco Javier Angulo Guridi trae la información de que “en un cerro llamado
Santiago, que domina el San Luis”, el brigadier Manuel Buceta había erigido “un fortín

circular con vigas colocadas perpendicularmente”, guarnecido por “24 hombres de tropas
al mando de un teniente”.
1862: Vicente Morell expide el 7 de febrero de ese año una constancia de pago en la que da
fe de haber recibido 400 pesos fuertes de manos de José Ramón Cordero por la venta de un
terreno de su propiedad, por haberlo adquirido previamente de manos de Manuel María
Espaillat, médico vecino de Moca, “situado en la parte arriba del alto del ex-castillo
Santiago, al Este y vista de esta ciudad, en el que se encuentra un puesto de estancia, con
cercados con yerba de guinea, árboles frutales y un pequeño bohichuelo”, y que limitaba
“por el Este y por el Poniente [con] las faldas del Ex-Castillo Santiago”. El término “ex-
castillo Santiago” deja por sentado que el “castillo Santiago” que se alzaba allí ya no
existía para 1862.
1863: El autor español Adriano López Morillo refiere la existencia del llamado Monte
Haitiano como eminencia que dominaba la ciudad, aproximadamente a 700 metros del
barrio entonces conocido como Pueblo Nuevo y cuyas faldas se extendían hasta enlazar con
las lomas de Gurabo, llenas de caseríos y rancherías. Para nosotros, el Monte Haitiano y el
cerro Santiago son la misma elevación.
1863: El general Benito Monción, en su relación “De Capotillo a Santiago”, señala que
tras un combate a fines de agosto de 1863 los españoles “ocuparon la Fortaleza San Luis y
el Castillo-Santiago”. El dato de Monción es revelador, pues queda en evidencia que las
denominaciones de El Castillo y El Castillo Santiago preexistían ya al momento histórico
de la Anexión a España.
El 1 de septiembre de 1863, los españoles fueron desalojados del cerro por el ejército
restaurador, que desde allí hostigó su posición de la fortaleza San Luis.
1870: Samuel Hazard crea su conocido dibujo de la ciudad, vista desde el cerro del
Castillo.
1899: El gobierno pasa a ocupar el cerro del Castillo con “fuerzas públicas” para la
defensa de la ciudad, quedando convertido en un “causahabiente” de la sucesión de José
Ramón Cordero.
1901: El agrimensor Lorenzo Casanova mensura los terrenos del cerro del Castillo y su
entorno. Totalizan 707 tareas.

1902: Los terrenos que abarcaban el cerro del Castillo, propiedad de José Ramón Cordero,
son partidos amigablemente entre sus hijos Emilio, Juan Luis, Teófilo, Tiberio, Isaías y
José Ramón y sus nietos Nicolás, Clementina y Cristina Pereyra Cordero,
correspondiéndole a cada uno de ellos 101 tareas. Todos “vendieron sus derechos o parte
en los terrenos”, conservándolos solamente sus hijos Teófilo y Emilio, último este que
mantuvo hasta su muerte la administración de la sucesión y conservó bajo su custodia todos
los títulos y papeles que justificaban su propiedad.
1905: Herederos de José Ramón Cordero hicieron una declaración en la Gobernación
provincial en la que hacen constar que no reclamarían ningún daño o perjuicio por la toma
gubernamental, declarando a su vez la representación del Poder Ejecutivo que “limitaba su
ocupación con el permiso del propietario, al cerro del Castillo”. Aquel consentimiento
significó la cesión en provecho del Estado del estratégico punto y de su camino de acceso,
quedando desde entonces en pacífica posesión del mismo.
1914: El cerro del Castillo es tomado por fuerzas del general Desiderio Arias, quien se
había levantado en contra del presidente José Bordas Valdez, durante el denominado “Sitio
de los Comeburros”. Los hombres de Arias, al mando del general Tío Sánchez, enfrentaron
con bombardeos desde aquí a las tropas del gobierno.
1915: Se inaugura el primer acueducto de la ciudad, construido por la compañía
estadounidense Moore & Co. Como parte de su infraestructura, en las faldas del cerro del
Castillo fueron construidos dos reservoirs – el segundo de ellos en 1917 – para el depósito
del agua bombeada desde el Yaque y que luego se servía a través de tuberías, los cuales
permanecieron siendo parte de su paisaje hasta etapa final de la construcción del
Monumento. 1916: El gobierno militar estadounidense de ocupación instala una estación
radiotelegráfica en el Cerro del Castillo.
1924-1930: Durante la presidencia de Horacio Vásquez, la estación radiotelegráfica es
sustituida por otra similar, construida en el mismo lugar que la anterior. En 1925, el
ayuntamiento decide la construcción de un parque junto a la estación. Para hacer más
expedito su ascenso, se construyó entonces una carretera, que vino a sustituir al camino que
conducía hasta su cima y que era una continuación de la calle Beller. En 1928, el
ayuntamiento toma la decisión de prolongar las calles Beller y Del Sol hasta su falda.

1930, 24 de febrero: Un día después del golpe de Estado contra el presidente Horacio
Vásquez, los revolucionarios toman el cerro del Castillo, no sólo por su condición
estratégica, sino también por encontrarse allí la oficina de telégrafos.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Edwin Espinal Hernández
Cargue Más En Nuestra Historia

Deja un comentario

También Leer

Agosto 2019