Inicio Nuestra Historia 驴Privatizaci贸n del monumento?

驴Privatizaci贸n del monumento?

0
0

La Ley No.41-00, del 28 de junio de 2000, dispone que la pol铆tica cultural implica procedimientos de gesti贸n administrativa que sirvan de base a la acci贸n del Estado tendente a la satisfacci贸n de necesidades de culturales de la comunidad. En ese orden, son atribuciones del Ministerio de Cultura la creaci贸n, funcionamiento y mejoramiento de espacios p煤blicos aptos para la realizaci贸n de actividades culturales.

Paralelamente, la mencionada ley establece como obligaci贸n del Ministerio de Cultura la organizaci贸n, difusi贸n y promoci贸n de las expresiones culturales, al tiempo que erige como principio fundamental la misi贸n del Estado de impulsar y estimular proyectos culturales y concibe la participaci贸n como el derecho y el deber de todos los miembros de la comunidad de tomar parte activa en la gesti贸n cultural.

Partiendo de ese marco conceptual, es claro que el Monumento a los H茅roes de la Restauraci贸n, como inmueble bajo la administraci贸n, mantenimiento, protecci贸n y conservaci贸n del Ministerio de Cultura, conforme decreto No.445-06 del 3 de octubre de 2006, es un espacio p煤blico apto para la realizaci贸n de actividades culturales y la difusi贸n y promoci贸n de expresiones culturales por parte de esa instancia.

En este mismo orden de ideas, cabe considerar que el decreto No.249-08 del Poder Ejecutivo declar贸 como Monumento Nacional el Monumento a los H茅roes de la Restauraci贸n y en ese sentido, su tutela y protecci贸n recaen en el Estado, ejercidas directamente por la Direcci贸n Nacional de Patrimonio Monumental (DNPM), dependiente del Ministerio de Cultura. As铆 las cosas, y conocido el proyecto de vitalizar la quinta planta del Monumento a los H茅roes de la Restauraci贸n, la DNPM debe dar las directivas de lugar con respecto a un nuevo destino o cambio de uso, siguiendo el Art.14 Reglamento No.4195 del 20 de septiembre de 1969 y autorizar previamente cualquier reforma o modificaci贸n que fuese a realizarse all铆, conforme el Art.9 Ley No.492 del 27 de octubre de 1969, para su explotaci贸n cultural-comercial.

Y en caso de que se busque concesionar dicho espacio a personas naturales o jur铆dicas para que por su cuenta y riesgo instalen, adicionen, operen o administren un servicio p煤blico contra la recuperaci贸n de la inversi贸n y la obtenci贸n de una utilidad razonable o el cobro a los usuarios de una tarifa razonable para mantener el servicio en los niveles satisfactorios y comprometidos en un contrato con duraci贸n o plazo determinado, la licitaci贸n p煤blica nacional o internacional ser谩 el 煤nico procedimiento de selecci贸n para la contrataci贸n de concesiones, sea cual fuere la modalidad, de conformidad con la Ley No. 340-06 sobre Compras y Contrataciones de Bienes, Servicios, Obras y Concesiones.

Hay que observar que en el proyecto original del Monumento a la Paz de Trujillo, su cuarto y quinto nivel ser铆an destinados a un bar-restaurant, de manera que el proyecto aireado en la prensa de instalar un mirador o un bar gerenciado por un tercero tiene al menos un sustento hist贸rico (Garc铆a Bonnelly, Juan Ulises 鈥淓l Monumento a la Paz de Trujillo鈥 en 鈥淟as obras p煤blicas en la Era de Trujillo鈥, tomo 11, volumen I, colecci贸n 鈥淟a Era de Trujillo 鈥 25 a帽os de historia dominicana鈥, Impresora Dominicana, Santo Domingo, 1955, p.208). Ahora bien, el cuarto piso est谩 ocupado en la actualidad por la gobernaci贸n del Monumento y la biblioteca Pedro Francisco Bon贸, por lo que un proyecto de este tipo se ver铆a limitado desde el punto de vista log铆stico. Ser铆a cuesta arriba sacrificar tales espacios en provecho de otro, l煤dico y de acceso sin dudas econ贸mica y socialmente limitado.

Por dem谩s, la quinta planta del Monumento se abre a la ciudad a trav茅s de un balc贸n abierto que permite las visuales en 360 grados a la redonda, sin interrupci贸n alguna, lo que la hace uno de sus puntos m谩s atractivos. Un proyecto que limite el acceso del p煤blico a este lugar contradecir铆a el principio fundamental de la garant铆a de acceso de todos los dominicanos a las infraestructuras culturales, contenido en la Ley No.41-00. Adem谩s, aunque instituciones y edificaciones culturales alrededor del mundo contienen restaurantes, librer铆as y otros puntos de reuni贸n de un considerable de personas, el interior de la quinta planta del Monumento no es el de todo asimilable a ellos, por ser un espacio reducido y limitado en su centro por el fuste de la edificaci贸n, coronado exteriormente en su punto m谩s alto por el Angel de la Paz.

En definitiva, la explotaci贸n con un cambio de uso de la quinta planta del Monumento, ya sea por el propio Ministerio de Cultura o una persona moral o jur铆dica en virtud de un contrato de concesi贸n, debe considerar elementos de orden pr谩ctico y disposiciones legales.

El autor es abogado

edwinespinal@hotmail.com

  • Comercio y guerra restauradora

    Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…
  • El Ed茅n

    Publicamos este art铆culo tomado de nuestra edici贸n de octubre 2009, como una forma de desp…
  • Descendencias presidenciales: Lil铆s

    Desde su nacimiento como hijo natural de la santome帽a Josefa Level hasta su asesinato en M…
Cargue Art铆culos M谩s Relacionados
  • Comercio y guerra restauradora

    Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…
  • 2018: conmemoraciones y aniversarios

    El 2018 ser谩 un a帽o prol铆fico en conmemoraciones y aniversarios 鈥渞edondos鈥 en Santiago y e…
  • El Ed茅n

    Publicamos este art铆culo tomado de nuestra edici贸n de octubre 2009, como una forma de desp…
Cargue M谩s Por Edwin Espinal Hern谩ndez
  • Comercio y guerra restauradora

    Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…
  • 2018: conmemoraciones y aniversarios

    El 2018 ser谩 un a帽o prol铆fico en conmemoraciones y aniversarios 鈥渞edondos鈥 en Santiago y e…
  • El Ed茅n

    Publicamos este art铆culo tomado de nuestra edici贸n de octubre 2009, como una forma de desp…
Cargue M谩s En Nuestra Historia

Deja un comentario

Tambi茅n Leer

Comercio y guerra restauradora

Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…