Inicio Nuestra Historia Notas sobre el Cementerio Municipal de la 30 de Marzo

Notas sobre el Cementerio Municipal de la 30 de Marzo

0
0

Quien no vio el cementerio de Santiago, no conoci贸 a Santiago

Emilio Rodr铆guez Demorizi

Aunque en 1775 la corona espa帽ola hab铆a ordenado la eliminaci贸n de los cementerios parroquiales, todav铆a para 1805 el cementerio de la ciudad estaba frente a la Iglesia Parroquial Mayor, hoy Catedral Santiago Ap贸stol. En una fecha no determinada, fue trasladado junto al camino que conduc铆a al r铆o por La Otra Banda (al final de la calle Del Sol, plantea Papito Rivera), donde se hallaba al momento de la proclamaci贸n de la Independencia Nacional. En una fecha anterior a 1844 (1839, dice Rivera) 鈥 a帽o en que se alud铆a a 茅l como el 鈥渃ementerio viejo鈥 – fue reubicado en el extremo norte de la calle de San Sebasti谩n (hoy 30 de Marzo)

no obstante, su tumba m谩s antigua data de 1855. El camposanto abandonado exist铆a todav铆a en 1892, cuando sus inmediaciones se designaron para llevar animales muertos. Rivera sostiene que el osario de ese segundo cementerio se clausur贸 en 1850.

Alejada del casco central, la nueva necr贸polis qued贸 separada de los vac铆os circundantes por muros 鈥揳nte los que fueron fusilados en 1863 Eugenio Perdomo, Vidal Pichardo, Carlos de Lora, Ambrosio de la Cruz, Antonio Batista y Thomas Pierre, primeros m谩rtires de la Restauraci贸n -que definieron un per铆metro que, para 1880, presentaba condiciones deplorables.Una concepci贸n diferente en su paisajismo empezar铆a a perfilarse con la reedificaci贸n de sus muros (1881), la desecaci贸n de una laguna (1882), la designaci贸n de un celador (1883), la separaci贸n de los entierros de los variolosos mediante pilares de mamposter铆a (1884), la aprobaci贸n de un reglamento sobre las funciones de sus empleados (1891), la apertura de una zanja para el desag眉e de aguas estancadas (1893) y de manera especial, con la calzada de la calle principal y una capilla, hechas construir por la sociedad 鈥淟a Progresista del Yaque鈥 (1887-1889). Esta 煤ltima fue destruida por un sismo en 1897 y sus ruinas fueron eliminadas en 1906.

Su emplazamiento alejado del casco urbano, quesignific贸 un avance importante en la higienizaci贸n de la ciudad, propici贸 la adopci贸n de un concepto de paisajismo basado en la idea de la representaci贸n del para铆so terrenale implic贸 la aparici贸n de una nueva tipolog铆a arquitect贸nica: la funeraria, que trajo consigo la irrupci贸n del estilo neocl谩sico.Su conversi贸n en un espacio donde empezar铆an a resumirse los valores simb贸licos de la espiritualidad burguesa no pudo, sin embargo, sustraerse del influjo de la religi贸n cat贸lica: en 1888, el ayuntamiento neg贸 a la Logia Nuevo Mundo No.5 la construcci贸n de un mausoleo mas贸nico y en 1894 el p谩rroco de la Iglesia Mayor, Carlos Nouel, se opuso por ante el presidente del ayuntamiento, Jos茅 Nicol谩s Vega, al entierro del mas贸n y farmac茅utico alem谩n Eugenio M眉ller, por no pertenecer a la religi贸n cat贸lica, hecho que determinar铆a la construcci贸n, por la Logia Nuevo Mundo No.5 y en terrenos donados por el ayuntamiento, del denominado Cementerio Cosmopolita, que se ubic贸 al este del que pas贸 a llamarse Cementerio Cat贸lico y destinado a dar cabida a los masones, los no cat贸licos y los rechazados por el clero. Su erecci贸n se confi贸 a Onofre de Lora, quien lo concluy贸 en 1895. Fue inaugurado el 15 de agosto de 1897 por el presidente Ulises Heureaux.

El Cementerio General, nombre que se dio al conjunto del Cementerio Cat贸lico y al Cementerio Cosmopolita 鈥 espacialmente integrados pero a la vez divididos por una pared -, acogi贸 tanto ornamentadas tumbas como sencillos enterramientos, todos definitorios de los rangos sociales de los difuntos. El nuevo perfil que en su imagen empez贸 a delinearse desde fines del siglo XIX lo configuraron, fundamentalmente, costosos monumentos funerarios de acaudalados mun铆cipes, aut茅nticos s铆mbolos parlantes de su status, riqueza y poder, que convirtieron ambos camposantos en exponentes de las pautas est茅ticas francesas e italianas que guiaban el arte funerario para la 茅poca.

Ampliado en su extremo norte en 1902, el cementerio cat贸lico fue ocupado y da帽ado junto al cementerio cosmopolita por fuerzas revolucionarias durante el sitio de los Comeburros en 1914. Muy posteriormente, su pared frontal original fue eliminada 鈥 y con ella la inscripci贸n latina Domus Omnibus (鈥淟a casa de todos鈥) que la presid铆a 鈥 y fue levantado un nuevo muro perimetral, al que se integr贸 la capilla donada en 1939 por Jos茅 y Jacinto Dumit y dedicada a Cristo Crucificado. Esa nueva ampliaci贸n hacia el sur y la eliminaci贸n del muro que lo separaba del cementerio cosmopolita permitieron la apropiaci贸n paulatina de nuevos espacios para tumbas y nichos, que no en todo momento ha sido ordenada, pues determinadas zonas revelan un crecimiento no planificado, desintegrador de su armon铆a espacial.

M煤ltiples son los valores presentes en el Cementerio Municipal de la 30 de Marzo. Patrimonio art铆stico, arquitect贸nico, hist贸rico e intangible, esta necr贸polis brinda una visi贸n particular de la sociedad santiaguera de finales del siglo XIX y el siglo XX a partir de su amplia gama de monumentos funerarios de distintos estilos – reflejo a su vez del proceso migratorio recibido por la ciudad y de las huellas de su impronta a trav茅s de los estilos arquitect贸nicos y sus inscripciones lapidarias – , en los que descansan los restos de variados personajes de la historia local y nacional y entre los cuales se entretejen testimonios orales y rituales m谩gicos relacionados con el vud煤 dominicano, espec铆ficamente a la divisi贸n de los guedeses, cuyo jefe es el Bar贸n del Cementerio, presenta esta en todos los cementerios nacionales, asignando poderes divinos a ciertas tumbas del lugar.

En 1976, el Archivo Hist贸rico de Santiago inventari贸 las tumbas de reconocido valor de este camposanto. Sin embargo, nunca se ha planteado la realizaci贸n de un proyecto para el rescate de sus patrimonios edificado e inmaterial y su consecuente valorizaci贸n. Su puesta en valor a trav茅s de acciones de inventario, conservaci贸n y difusi贸n y su factible conversi贸n en un museo a cielo abierto (como lo es hoy el Cementerio P茅re Lachaise, en Par铆s, Francia), m谩s all谩 de lo tr谩gico y doloroso y sin menoscabo de su valor espiritual y religioso, lo erigir铆an en un novedoso recurso pedag贸gico y cultural.

  • Comercio y guerra restauradora

    Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…
  • El Ed茅n

    Publicamos este art铆culo tomado de nuestra edici贸n de octubre 2009, como una forma de desp…
  • Carnaval sangriento

    Santiago celebraba el carnaval a principios del siglo XIX. Tres d铆as de fiesta, Domingo, L…
Cargue Art铆culos M谩s Relacionados
Cargue M谩s Por Edwin Espinal Hern谩ndez
Cargue M谩s En Nuestra Historia

Deja un comentario

Tambi茅n Leer

Comercio y guerra restauradora

Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…