Inicio Nuestra Historia Juan Antonio Alix, anexionista

Juan Antonio Alix, anexionista

0
0

Es poco conocida la faceta de Juan Antonio Alix (6 septiembre 1833-15 febrero 1918) como militar durante la 茅poca de la Anexi贸n a Espa帽a y los servicios que brind贸 a la causa ib茅rica despu茅s de proclamada la Restauraci贸n. Documentos que obran en la Colecci贸n Herrera, copia de sus originales que reposan en el Archivo General de Indias, nos revelan esa vertiente pr谩cticamente inexplorada del autor de 鈥淟os mangos bajitos鈥 y 鈥淓l foll贸n de Yamas谩鈥.

Siendo teniente de las reservas provinciales, entre el 28 de julio y el 4 de agosto de 1863 鈥 difieren los que dan cuenta de la fecha -, Alix se present贸 ante el capit谩n Ferm铆n Daza, comandante de los destacamentos de Dajab贸n y Capotillo, junto al paisano Eusebio G贸mez, luego de haberse acogido a la amnist铆a dada por la reina Isabel II el 27 de mayo anterior y permanecer exiliado hasta ese momento en Hait铆 desde los acontecimientos del 24 de febrero de ese a帽o en Santiago, en los que hab铆a estado involucrado y por los que fue sentenciado a muerte. A su llegada a territorio dominicano, quien luego ser铆a nuestro m谩ximo poeta popular, transmiti贸 al oficial espa帽ol una informaci贸n de inteligencia clave: 鈥渜ue por la parte de Capotillo franc茅s se han distribuido unos mil fusiles al populacho y que del interior se alistan muchos hombres para una intentona de invasi贸n sobre Capotillo espa帽ol y que esta debe tener lugar en el t茅rmino de veinte d铆as pr贸ximamente鈥.

El comandante general del Cibao, brigadier Manuel Buceta, fue puesto al tanto de esa noticia por carta del general Jos茅 Hungr铆a del 4 de agosto de 1863. Los hechos que siguieron a esa notificaci贸n son conocidos: en una decisi贸n t谩ctica a todas luces errada, Buceta decidi贸 ir personalmente a Monte Cristi y recorrer la frontera hasta Dajab贸n. Entrampado por la proclamaci贸n del inicio de la guerra en Capotillo el 16 de agosto de 1863 y por la toma de las principales poblaciones noroestanas por los restauradores, Buceta fue perseguido tenazmente hasta que pudo ocultarse entre los montes a la altura de Navarrete y fue rescatado por una columna que hab铆a salido desde Santiago en su rescate.

Rodeada Santiago por las fuerzas dominicanas y acorralado en la fortaleza San Luis, Buceta requiri贸 auxilio al Capit谩n General Felipe Rivero. Tropas al mando del coronel jefe de Estado Mayor Mariano Cappa, quien hab铆a arribado desde Santo Domingo a Puerto Plata el 29 de agosto de 1863 en el vapor Hern谩n Cort茅s, se dirigir铆a a la ciudad a trav茅s del camino de Altamira.

Para su marcha a Santiago, Cappa le solicit贸 a Buceta el env铆o de ordenanzas y 鈥渄os caballos de pelo鈥

este accedi贸 al env铆o de los caballos, no as铆 de los ordenanzas, 鈥減orque ser铆a esponerlos [sic] a los peligros casi seguros de caer en poder del enemigo鈥. El emisario escogido para esa peligrosa misi贸n fue nada menos que el ya citado teniente Juan Antonio Alix. Unido espont谩neamente a la causa espa帽ola, Alix se hab铆a presentado ante Buceta, conforme certific贸 este 煤ltimo, 鈥渆n los primeros d铆as de la revoluci贸n (鈥) ofreciendo sus servicios, y, como no se hallasen personas a quien confiar la conducci贸n de correspondencia se encarg贸 a este Oficial voluntariamente en llevar una comunicaci贸n y dos Caballos al Se帽or Coronel Cappa que se hallaba en Puerto Plata, cuyo servicio desempe帽贸 fielmente鈥.

Alix llev贸 al coronel Cappa los dos caballos y un oficio que le dirigi贸 Buceta el 30 de agosto de 1863. Parti贸 al d铆a siguiente desde Puerto Plata con la respuesta de Cappa a Buceta en un caballo que tuvo que abandonar para poder atravesar el bosque, 鈥渋nterceptado por puestos enemigos鈥. El mariscal de campo Antonio Abad Alfau dice que la misi贸n de la entrega de los pliegos a Cappa fue 鈥渄e importancia y de grand铆simo riesgo鈥, ya que Alix fue solo a Puerto Plata y que 鈥渁l regresar el referido Al铆s [sic] con la contestaci贸n de Puerto Plata tuvo que fingirse amigo de los rebeldes que ya se hab铆an posesionado de la Ciudad [de Santiago, EEH] y con la mayor sagacidad aunque con mucho riesgo aprobech贸 [sic] un momento oportuno para huir en direcci贸n al fuerte a entregar los pliegos de que era portador鈥 , seg煤n testimoni贸 en una carta al Capit谩n General del 16 de mayo de 1864.

Pese al env铆o de esas monturas, Cappa no saldr铆a de Puerto Plata sino el 1 de septiembre. Su columna hubo de enfrentarse a los dominicanos a las puertas de la ciudad, pero tuvo que refugiarse tambi茅n en la fortaleza San Luis. Despu茅s de un sitio de casi tres semanas, que conllev贸 la quema de la ciudad el 6 de septiembre, los espa帽oles se retiraron a Puerto Plata y Santiago qued贸 en poder de los restauradores, que instalaron un gobierno provisional el 14 de septiembre de 1863.

Alix perdi贸 todos sus bienes en el incendio, al extremo de dejarlo 鈥渁rruinado鈥

la 煤nica ropa que ten铆a era la que llevaba puesta, como dec铆a en una carta que le escribi贸 al Capit谩n General el 7 de octubre de 1863. En septiembre, se quejaba ante Rivero, se帽al谩ndole que para entonces s贸lo le hab铆an pagado quince pesos de salario correspondientes al mes de agosto y que como en Santiago no ten铆a 鈥渃onocimiento con persona alguna ni medios de subsistencia鈥, ped铆a que le pagaran los meses de junio, julio y septiembre, por los que se adeudaban 45 pesos.

Pese a tantas penurias, en su retirada a Puerto Plata, Buceta estuvo acompa帽ado del fiel teniente Alix, convertido en su ayudante de 贸rdenes en la defensa del fuerte San Luis y quien comparti贸 con 茅l 鈥渢odos los peligros propios de tan dif铆cil situaci贸n, habiendo acreditado una recomendable decisi贸n y valor鈥, como le se帽al贸 Buceta al Capit谩n General en carta del 27 de septiembre de 1863. Alix hab铆a regresado a la fortaleza el 3 de septiembre de su misi贸n ante Cappa, habiendo corrido, como dice el propio Buceta en una certificaci贸n del 7 octubre de 1863, 鈥済randes peligros si茅ndole forzoso abandonar el caballo de su propiedad que montaba, tomando desde aquella fecha parte en todos los hechos de armas que sostubo [sic] aquella guarnici贸n hasta su entrada en Puerto Plata el d铆a quince del mes anterior comport谩ndose siempre con decisi贸n y acreditado valor鈥.

Despu茅s de servir a Buceta, Alix fue destinado a las 贸rdenes del general Juan Suero, prestando sus servicios en Saman谩, 鈥渄onde (鈥) se condujo con mucha fidelidad鈥, y en el campamento de Guanuma en Monte Plata, en tanto que en marzo de 1864 march贸 con una denominada 鈥淐omisi贸n facultativa鈥 para Monte Cristi, como pr谩ctico en las costas de la isla. En 鈥渓as operaciones de la Provincia de Santo Domingo鈥 sufri贸, seg煤n su propio testimonio, 鈥渢oda suerte de penalidades鈥, contrayendo 鈥渦nas calenturas鈥 que le obligaron ir a curarse a Santiago de Cuba. Desde all铆 le dirigi贸 una carta al Capit谩n General de Santo Domingo el 5 de mayo de 1864, en la que despu茅s de exponer sus diferentes servicios, daba cuenta de su lastimoso estado y solicitaba que se le revalidara su empleo en el ej茅rcito espa帽ol.

Pero aunque el general Pedro Santana avalaba su conducta, al igual que el mariscal de campo Antonio Abad Alfau, quien daba cuenta al Capit谩n General en su carta del 16 de mayo de 1864 de que en Santiago, Saman谩 y Guanuma y donde quiera que lo hab铆a conocido, hab铆a 鈥渄emostrado mucha serenidad, grandes deseos de ser empleado en toda clase de servicios, y ha desempe帽ado con eficacia y acierto cuantos se le han confiado鈥, la alta oficialidad espa帽ola entend铆a que recompensar sus servicios era un pedimento improcedente, 鈥減or no estar bastante provada [sic] su conducta ni ser suficientemente satisfactoria desde la 茅poca de la anecci贸n [sic]鈥.

Cargue Art铆culos M谩s Relacionados
  • Comercio y guerra restauradora

    Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…
  • 2018: conmemoraciones y aniversarios

    El 2018 ser谩 un a帽o prol铆fico en conmemoraciones y aniversarios 鈥渞edondos鈥 en Santiago y e…
  • El Ed茅n

    Publicamos este art铆culo tomado de nuestra edici贸n de octubre 2009, como una forma de desp…
Cargue M谩s Por Edwin Espinal Hern谩ndez
  • Comercio y guerra restauradora

    Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…
  • 2018: conmemoraciones y aniversarios

    El 2018 ser谩 un a帽o prol铆fico en conmemoraciones y aniversarios 鈥渞edondos鈥 en Santiago y e…
  • El Ed茅n

    Publicamos este art铆culo tomado de nuestra edici贸n de octubre 2009, como una forma de desp…
Cargue M谩s En Nuestra Historia

Deja un comentario