Inicio Nuestra Historia Descendencias sacerdotales

Descendencias sacerdotales

0
0

En 1891, el Pbro. Carlos Nouel renunci贸 al curato de la Catedral de Santo Domingo y pas贸 a residir a Santiago, donde ocup贸 el cargo de Cura y Vicario For谩neo de la parroquia de Nuestra Se帽ora del Carmen a partir de diciembre de ese a帽o y hasta 1897. Con su salida de la capital buscaba una parroquia en la cual pudiera, al tiempo de ejercer su ministerio, desempe帽arse como abogado, profesi贸n que ejerc铆a antes de asumir su vocaci贸n religiosa en 1882 y que le permit铆a sostener a los diez hijos que hab铆a procreado en su matrimonio con Clemencia Antonia Bobadilla Desnier, de quien hab铆a enviudado en 1876, entre ellos Adolfo Alejandro Nouel Bobadilla, quien llegar铆a a ser arzobispo de Santo Domingo y presidente de la Rep煤blica en 1912.

Esa dualidad ocupacional le hab铆a sido criticada por el arzobispo Meri帽o, quien le record贸 las limitaciones can贸nicas con respecto al ejercicio de su profesi贸n. El 25 de mayo de 1891, en respuesta a una nota de Meri帽o en ese sentido, escribi贸: 鈥淢e proh铆ben los Sagrados C谩nones cumplir con el sagrado deber de buscar los medios de subsistencia para la familia que leg铆timamente ten铆a procreada antes de ser sacerdote? No sab铆a por ventura la Autoridad Eclesi谩stica, al admitirme en la Iglesia que sobre m铆 pesaban esos deberes impuestos por la naturaleza, la sociedad y la religi贸n? (鈥) Y no me diga tampoco que el Sacerdote no debe tener familia, como le he o铆do decir a Ud. muchas veces. Esa teor铆a es muy bonita y muy buena, y mejor a煤n en los tiempos apost贸licos

pero hoy en la pr谩ctica, y aun antes de ahora, ning煤n sacerdote ha roto los lazos de la naturaleza, ni ha ahogado la voz de la sangre, ni renunciado a los afectos l铆citos. Lazo, voz y afectos que no pugnan con el Sacerdocio, como lo ense帽a lo que se ve todos los d铆as, y en todos los tiempos se ha visto, aqu铆 y en todas partes鈥.

Con estos p谩rrafos, Nouel dejaba al descubierto una realidad de vieja data en la sociedad dominicana: la paternidad de muchos hijos naturales era atribuida a sacerdotes con portes varoniles y voces que tronaban en los p煤lpitos y que causaron revuelo en las almas de muchas feligresas.

Los ejemplos abundan. El propio Meri帽o era padre de Josefa y Alvaro Logro帽o – este 煤ltimo a su vez padre del pol铆tico y orador Arturo Logro帽o Coh茅n – y del insigne m茅dico Fernando Alberto Defill贸 (1874-1949). El mun铆cipe santiaguero pero nacido en Cotu铆 Jos茅 Manuel Glas (1834-1895) era hijo de Jos茅 Glas Adames, un cura que luego ahorc贸 y los h谩bitos, y de la mulata Mar铆a Lucas. Del padre Jos茅 Manuel Rom谩n Grull贸n, can贸nigo, cura y vicario de la Iglesia Mayor de Santiago de 1896 a 1897 y de 1900 a 1911 se se帽ala que fue progenitor de m谩s de cuatro decenas de hijos, repartidos entre Rep煤blica Dominicana, Italia y Francia. Pablo B谩ez, padre del presidente Buenaventura B谩ez, era hijo del Pbro. Antonio S谩nchez Valverde, el conocido autor de la obra Idea del valor de la isla Espa帽ola y de una monja que por esa acci贸n recibi贸 severos castigos o una se帽ora casada apellido Firpo residente en Azua, que aprovech贸 la ausencia del esposo y por supuesto la visita eclesi谩stica del sacerdote.

El padre Morales, un sacerdote mercedario de quien nadie recuerda su primer nombre, fue, seg煤n Vetilio Alfau Dur谩n y Alcides Garc铆a Lluberes, padre del trinitario Juan Isidro P茅rez de la Paz, Francisco (C茅firo-Quiquita) Mart铆nez, quien fue fusilado junto a Francisco del Rosario S谩nchez en 1861, y Agust铆n Morales (1839-1893), padre del presidente Carlos Morales Languasco (1867-1914).

Pedro Pablo B谩ez Gonz谩lez (1897-1977), el conocido padre Pin, declar贸 personalmente, ante los oficiales del Estado Civil correspondientes, el nacimiento de sus hijos Ana Isabel B谩ez Rodr铆guez, Minerva Cristina, C茅sar Alejandro y Carmen Augusta B谩ez Olmos.

El Pbro. Bernardo Pichardo Betancourt (1830-1889), teniente cura de la parroquia mayor de la Catedral de Santo Domingo entre 1861 y 1865, fue padre de Nicol谩s Herm贸genes Pichardo Mart铆, quien lleg贸 a ser juez de la Suprema Corte de Justicia y padre Nicol谩s Esteban (Papolo) Pichardo Fern谩ndez, secretario del Consejo de Estado (1961-1962), fundador de la UNPHU y rector de APEC. Tambi茅n se le atribuye la paternidad de Adriana Pichardo Ibarra y Juan Alejandro Ibarra (1871-1943), gestor del barrio Villa Francisca en Santo Domingo.

El Pbro. Gabriel Benito Moreno del Christo (1831-1905), quien ofici贸 el Te Deum que sigui贸 a la proclamaci贸n de la anexi贸n a Espa帽a el 18 de marzo de 1861, procre贸 Fabio Jos茅 y Mar铆a Fabiola Caminero y a Altagracia Villegas, abuela del abogado y escritor V铆ctor Villegas, Premio Nacional de Literatura. Su escandalosa conducta le vali贸 como sanci贸n su cancelaci贸n como Camarero de Honor de Su Santidad, t铆tulo que le confiri贸 el papa P铆o IX en 1858.

Jos茅 Napole贸n Andrickson (1868-24 marzo 1947), sacerdote descendiente de inmigrantes curazole帽os de una vida apasionada, procre贸 27 hijos, de los cuales 14 fueron varones y 13 hembras, naciendo el 煤ltimo cuando ten铆a 75 a帽os. La cronolog铆a de su labor pastoral corre paralela a las fechas de nacimiento de sus hijos y podr铆a decirse que pr谩cticamente en cada parroquia form贸 una familia. Ha sido el 煤nico sacerdote que planific贸 un edificio para reunir a los suyos, la mansi贸n 鈥淐umbres de Meri帽o鈥, que construy贸 en 1929 en los altos de Villa Francisca, en la esquina de las calles Ravelo y Jacinto de la Concha en la ciudad de Santo Domingo.

El Pbro. Domingo Antonio Solano Rojas (1770-1862), sacerdote de largo ejercicio pastoral en la parroquia de Santiago de los Caballeros como Cura y Vicario For谩neo ya en 1811 y hasta 1854, conquist贸 el afecto de ciertas feligresas, con las que dej贸 descendencia: la tradici贸n oral le atribuye la paternidad de Jos茅 Mar铆a Silverio, Pedro Montedeoca, Santiago Petit贸n, Isidro Ramos y Jos茅 Antonio Olavarrieta. S贸lo su hija Juana, ascendiente directa del Lic. Rafael Estrella Ure帽a, presidente de la Rep煤blica

del pol铆tico y periodista Rafael Vidal Torres

del mun铆cipe santiagu茅s V铆ctor Espaillat Mera y de Asela Mera Checo, Primera Dama de la Rep煤blica, llev贸 su apellido.

El Pbro. Eliseo Basilio Bornia Ariza (1867鈥1944), de 1911 a 1926 Cura y Vicario For谩neo de la Iglesia Mayor de Santiago, fue tanto o m谩s prol铆fico que otros sacerdotes, pues procre贸 catorce hijos, a los que reconoci贸, entre ellos Manuel Ram贸n Bornia Mart铆nez (1912 鈥 1994), esposo de Ligia Vidal Marmolejos, quien se identific贸 con el apellido de su esposo como autora de recetarios de cocina.

La condici贸n de hijos de sacerdotes de ciertas figuras s贸lo ha podido llegar a nosotros gracias a la tradici贸n oral transmitida entre sus descendientes, dada su calidad de hijos naturales. En ocasiones, el v铆nculo filial aparece disfrazado bajo el eufemismo de 鈥渁hijados鈥 a los cuales los curas institu铆an como legatarios de parte de sus bienes. Pero en todo caso, el concubinato no era un instituto muy difundido entre la clase clerical.

S铆mbolos de una Iglesia casi apocal铆ptica, es cierto que no fueron modelos de santidad, pero no puede dejar de reconocerse que su resonancia eclesial no fue secundaria, que su ausencia de gracia no ahog贸 del todo su misi贸n evang茅lica: fueron tambi茅n actores de sucesos fundamentales en sus parroquias y personajes esenciales en la vida de las comunidades donde desarrollaron parte de sus existencias. En efecto, su conducta no tuvo influencia en el fervor de las poblaciones donde radicaron ni en los fundamentos de la vida religiosa de 茅stas. El celo con que algunos ocultaban sus acciones ten铆a su contrapeso en la sujeci贸n a su autoridad. Aunque la esencia de lo religioso, lo sacralizante, en ocasiones se esfumaba o no exist铆a, el cumplimiento de su labor pastoral se sobrepon铆a a su despreocupaci贸n por la moralidad. En definitiva, la relaci贸n de sacerdotes que presentamos demuestra el poder, la autoridad y el dominio que ejercieron en la sociedad dominicana en el siglo XIX y hasta mediados del siglo XX, m谩s all谩 de los v铆nculos con feligresas que les permitieron regar ocultamente con su sangre muchos 谩rboles geneal贸gicos dominicanos para formar 鈥渟acras progenies鈥 que, como escribi贸 Nouel, se ven en todos los tiempos y en todas partes鈥

En definitiva, si pretendi茅ramos enjuiciarlos, es posible decir que, en su mayor铆a, fueron una muestra de la decadencia que en el curso de dos siglos abati贸 a la Iglesia Cat贸lica: su crisis institucional se perfil贸 a trav茅s de ellos, se sintetiz贸 en sus tentaciones, flaquezas y opacidades apost贸licas.

  • Comercio y guerra restauradora

    Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…
  • El Ed茅n

    Publicamos este art铆culo tomado de nuestra edici贸n de octubre 2009, como una forma de desp…
  • 驴Privatizaci贸n del monumento?

    La Ley No.41-00, del 28 de junio de 2000, dispone que la pol铆tica cultural implica procedi…
Cargue Art铆culos M谩s Relacionados
  • Comercio y guerra restauradora

    Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…
  • 2018: conmemoraciones y aniversarios

    El 2018 ser谩 un a帽o prol铆fico en conmemoraciones y aniversarios 鈥渞edondos鈥 en Santiago y e…
  • El Ed茅n

    Publicamos este art铆culo tomado de nuestra edici贸n de octubre 2009, como una forma de desp…
Cargue M谩s Por Edwin Espinal Hern谩ndez
  • Comercio y guerra restauradora

    Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…
  • 2018: conmemoraciones y aniversarios

    El 2018 ser谩 un a帽o prol铆fico en conmemoraciones y aniversarios 鈥渞edondos鈥 en Santiago y e…
  • El Ed茅n

    Publicamos este art铆culo tomado de nuestra edici贸n de octubre 2009, como una forma de desp…
Cargue M谩s En Nuestra Historia

Deja un comentario

Tambi茅n Leer

Comercio y guerra restauradora

Pocas veces son consideradas variables econ贸micas para la explicaci贸n de los hechos de nue…