Diciembre

0
0

Tengo una amiga que el a√Īo entero acepta ajuares, ropas y juguetes. Los clasifica y
obsequia a familias necesitadas de su campo y el Centro Penitenciario Rafey Mujeres.
Con el tiempo ha creado una red de amistades que le llaman cuando tienen bultos de
prendas en buen estado para que ella las distribuya a personas en apuros.
No sé dónde radica el secreto, pero mientras más sacas para regalar más llega al
armario. En casa, mi esposa y yo donamos con frecuencia tanto a la amiga en cuestión
como a otros cercanos de la familia.
Diciembre es el mes en que m√°s se manifiesta la solidaridad. Aparte de intercambios
de regalos en festividades laborales y familiares, hay iniciativas personales y colectivas
para apoyar a poblaciones necesitadas; proyectos para calmar una urgencia puntual.
Sé de personas que anualmente adquieren regalos y lo distribuyen en lugares
específicos, sin cámara y sin postear en redes sociales. Mi comadre Mima Polanco, por
ejemplo, hace un ahorro durante el a√Īo para entregar presentes por ¬®Ni√Īo Jes√ļs¬® a
ni√Īos y ni√Īas de escasos recursos. Admiro la devoci√≥n en su alcanc√≠a y el entusiasmo
en la compra y entrega a la muchachada.
Una se√Īora propietaria de un sal√≥n de belleza, en vez de juguetes dona belleza y
bienestar al Hospicio San Vicente de Pa√ļl. Hace mucho tiempo organiz√≥ sesiones de
corte, peinado y acomodo a la población de la tercera edad que habita en el albergue.
El amor que ella y su equipo le aportan a los viejitos y viejitas, equilibra en alg√ļn modo
la dejadez de algunos parientes que nunca visitan a sus abuelos. Ellas llevan tijeras,
colorete y alegría a pasillos donde muchas veces reina la soledad.
Estas experiencias me dicen que no hay que sacarse el loto para hacer valer la
bonhomía de diciembre en el corazón de la gente. Cada quien puede hacer lo suyo,
desde la acera que le toque. Mire a su alrededor. Jes√ļs nace en cada alegr√≠a que
podamos dibujar y en las tristezas que se puedan superar.
¬°Feliz Navidad! Y un 2020 robusto en amor y solidaridad.

Cargue Artículos Más Relacionados
  • Vivir del sue√Īo

    Antes la loter√≠a era los domingos. Jugar numeritos fue hasta cierto punto un pasatiempo no…
  • El amor de Semana Santa

      A los veinte a√Īos me enamor√© perdidamente de una muchacha residente en los Estados …
  • Mi vieja

    Acumular chelitos es una costumbre de los viejos. Mi madre, quien no baraja un baile a los…
Cargue M√°s Por Colibr√≠ Colibr√≠
  • Vivir del sue√Īo

    Antes la loter√≠a era los domingos. Jugar numeritos fue hasta cierto punto un pasatiempo no…
  • El amor de Semana Santa

      A los veinte a√Īos me enamor√© perdidamente de una muchacha residente en los Estados …
  • Mi vieja

    Acumular chelitos es una costumbre de los viejos. Mi madre, quien no baraja un baile a los…
Cargue M√°s En Deja que te hable

Deja un comentario

También Leer

¬ŅObsesivo yo?

Todav√≠a quedaban aplausos sueltos cuando comenzamos a salir del teatro. Aquella noche de v…