Inicio Deja que te hable El amor de Semana Santa

El amor de Semana Santa

0
0

 

A los veinte a帽os me enamor茅 perdidamente de una muchacha residente en los Estados Unidos. Luisa es su nombre y hab铆a nacido en San Cristobal. En esos tiempos la internet no era opci贸n para mantener unidos los corazones. Lo de Luisa y lo m铆o inici贸 en Semana Santa, camino a la procesi贸n y entre zumos de habichuelas con dulce.

Luego del domingo de Resurrecci贸n empac贸 las maletas y regres贸 a USA, un pa铆s grande que en mi juventud sent铆a un implacable gigante que copaba el mapa mundial. Las cartas que llegaban al antiguo correo me manten铆an unido a ella, a su fragancia, a sus manos delgadas, a su risa alta, a la cintura que siempre aspiraba rodear.

Por cinco a帽os consecutivos Luisa ilumin贸 la Semana Santa con su sonrisa, la caminaba en tenis blanco, la recorr铆a con su inteligencia, con su voz linda, con el desenfado de las muchachas que viajaban. En mi familia la trataban bien pero me sent铆an demasiado vulnerable ante ese amor del cual solo sab铆a una vez al a帽o.

Con el tiempo las cartas disminuyeron y Luisa dividi贸 los d铆as de Semana Santa entre San Cristobal y el campo de La Vega donde yo resid铆a. Acort贸 el maravilloso espacio que dispon铆a para verla, para vernos, para estar juntos.

Al quinto a帽o interrumpi贸 sus visitas. Razones de estudio, aleg贸. Creyendo en la fuerza del amor que ambos sent铆amos, le coment茅 mi deseo de apurarme para viajar a los Estados Unidos y hacer vida en com煤n. Estuvo de acuerdo y nos pasamos 365 d铆as imagin谩ndonos juntos, luchando juntos en el gran pa铆s prestado donde ella viv铆a desde ni帽a.

En el s茅ptimo aniversario de nuestra relaci贸n Luisa cambi贸 de parecer. Me dijo que mi presente y probablemente mi futuro ser铆a mejor en La Vega. Esa vez no sonri贸. Sonaba convencida de su verdad, muy precisa en su decisi贸n. De un plumazo ella decidi贸 sobre mi destino. En ese momento no sent铆 nada en los pies. Me derrumb茅. Llor茅 largamente durante noches. No pens茅 que un ser humano pod铆a llorar tanto. Luisa me ayud贸 a confirmarlo.

El amor de Semana Santa hab铆a concluido. Me dej贸 maltrecho y callado un buen tiempo. Asist铆a a las procesiones imagin谩ndola en todas partes. Hoy me separan sesenta a帽os del gran amor que sent铆 por Luisa. Y tengo mucha curiosidad por saber el destino de esa mujer聽 tan especial que me sacudi贸 la vida. Este marzo previo a Semana Santa su esp铆ritu regres贸 a mi memoria. Dios la guarde donde quiera que est茅.

Cargue Art铆culos M谩s Relacionados
  • Mi vieja

    Acumular chelitos es una costumbre de los viejos. Mi madre, quien no baraja un baile a los…
  • Por fortuna

    Es una fortuna que las vacaciones hayan tra铆do a la nieta. La muchachita y su olor a beb茅 …
  • Vencido

    Cuando me le acerqu茅 estaba consciente de que alg煤n reproche me lanzar铆a al pecho sin corb…
Cargue M谩s Por Colibr铆 Colibr铆
  • Mi vieja

    Acumular chelitos es una costumbre de los viejos. Mi madre, quien no baraja un baile a los…
  • Por fortuna

    Es una fortuna que las vacaciones hayan tra铆do a la nieta. La muchachita y su olor a beb茅 …
  • Vencido

    Cuando me le acerqu茅 estaba consciente de que alg煤n reproche me lanzar铆a al pecho sin corb…
Cargue M谩s En Deja que te hable

Deja un comentario

Tambi茅n Leer

Gold4Fantasy by Kenley Events

Fotos por Manuel Ivan Reyes Instagram: @manuelreyesphoto   …