Inicio Deja que te hable Tu puerta…abierta o cerrada?

Tu puerta…abierta o cerrada?

0
0

En la familia, en las empresas, en las instituciones sin √°nimo de lucro, enanas o grandes, hay algo que abre puertas o las mantiene cerradas: el trato, la manera de servir y atender a la gente. Esa f√≥rmula del agua tibia hace la diferencia en las organizaciones peque√Īas, medianas y grandes. Hay lugares minimalistas, con mesas bajitas y grandes floreros que no tienen alma, que su gente es mon√≥tona, radical y sus jefes expertos en complicar las cosas. En cambio, hay otros lugares c√°lidos, pero no por la taza de caf√© y el t√© frio, sino por la disposici√≥n humana de cooperar desde que pisas la entrada. En una empresa de telecomunicaciones donde soy asiduo, hay una joven recepcionista que utiliza aud√≠fonos. Su mesa de trabajo es alta y debe levantar la cabeza para recibir a quienes, de forma f√≠sica, pagan sus cuentas. Francamente no s√© el nombre de la muchacha, pero tengo muy pendiente su rostro y la manera con que no solo a m√≠ me recibe. Su forma de tratarnos la distingue entre las decenas de cabezas que hay dispersas entre los cub√≠culos. Por su ser afable y la sonrisa que brinda, prefiero estacionarme e invertir tiempo en algo que pudiera resolver v√≠a internet o llamando por tel√©fono. Lo mismo me sucede cuando visito el recinto donde mi esposa y yo realizamos servicio voluntario. El lugar atiende a ni√Īos y ni√Īas hu√©rfanos de padres vivos. El sitio levantado en un barrio muy pobre, los ni√Īos y las ni√Īas utilizan un ba√Īo limpio y se les trata de usted aunque tengan cuatro o cinco a√Īos.

La misma sensaci√≥n de alegr√≠a y tambi√©n de nostalgia, me produce recordar a Fifa, la ex gerente de un banco comercial que memorizaba los nombres de los clientes, serv√≠a ella misma el caf√© y con tal de que una persona no esperara tanto en fila, se sumaba a despachar desde la caja sin perder jam√°s el donaire y finura que conserva pese a estar pobladita en canas. Fifa est√° pensionada y la sucursal ya no es la misma. Le hace falta el ‚Äúno se qu√©‚ÄĚ que distingue los humanos de las m√°quinas. Creo que hasta el guachim√°n extra√Īa a esa gerente tan singular. Algunas empresas le llaman la milla extra y otras el servicio extraordinario. Desde mi inexperiencia prefiero insistir en que hay maneras que abren puertas y actitudes que las mantienen inexcusablemente cerradas.

Cargue Artículos Más Relacionados
  • El amor de Semana Santa

      A los veinte a√Īos me enamor√© perdidamente de una muchacha residente en los Estados …
  • Mi vieja

    Acumular chelitos es una costumbre de los viejos. Mi madre, quien no baraja un baile a los…
  • Por fortuna

    Es una fortuna que las vacaciones hayan tra√≠do a la nieta. La muchachita y su olor a beb√© …
Cargue M√°s Por Colibr√≠ Colibr√≠
  • El amor de Semana Santa

      A los veinte a√Īos me enamor√© perdidamente de una muchacha residente en los Estados …
  • Mi vieja

    Acumular chelitos es una costumbre de los viejos. Mi madre, quien no baraja un baile a los…
  • Por fortuna

    Es una fortuna que las vacaciones hayan tra√≠do a la nieta. La muchachita y su olor a beb√© …
Cargue M√°s En Deja que te hable

Deja un comentario