El Tiempo

0
0

Las horas no rinden y los d铆as mucho menos. Abril se despide para que el mes cinco corra probablemente con igual prontitud. El a帽o avanza tan r谩pido como la vida y sus agendas. Seguimos sobreviviendo en vez de realmente vivir. Tengo fresca la ma帽ana en que me despert茅 con quince cumplidos y mi madre tirando besos delante del mosquitero. Recuerdo la investidura de bachiller y la incertidumbre de la primera jornada de clases en la universidad. Mantengo intacta la ma帽ana de la graduaci贸n de grado, el calor por la toga y la contentura de la multitud. Esos episodios nos marcan tanto como lo vivido en la intimidad familiar y las heridas que suelen sanar seg煤n la vitamina de perd贸n que decidas beber. El tiempo deja huellas, algunas de cierta profundidad. Por eso es de rigor recoger los trastos emocionales que suelen partirse y seguir adelante. Hoy m谩s que nunca manda mantenerse en pie y aprovechar cada hora, cada d铆a, cada a帽o porque el tiempo irremediablemente vuela y lo que no se hizo, se dijo o comparti贸 qued贸 sin oportunidad.

Acabo de leer la carta que un pretendiente no aceptado le envi贸 a la mujer que dice amar. 篓El vac铆o est谩 ah铆 y las oportunidades van pasando en un carrusel interminable del diario vivir, y uno ve cada oportunidad que pasa frente a uno y ve que tienen aristas que no encajan en la comodidad so帽ada, y uno dice: 鈥渆sta no es a煤n鈥 y espera la otra y va diciendo debo esperar hasta que llegue la que es, la que encaja con los sue帽os, hasta que se produzca el milagro, la resignaci贸n o se esfume la vida en la espera. Entiendo. Tal vez quiz谩 sea tiempo de aceptar la derrota de un sue帽o m铆o porque tengo aristas que no encajan y no puedo limarlas porque la leyes de la vida no lo permiten. Am茅n篓.

Aparte de ser una manera muy elegante de retirarse, el enamorado dej贸 algo muy claro: estamos corriendo por la vida buscando un 篓algo篓 que no acaba de llegar. Nos hacemos un castillo mental y desaprovechamos el terreno y las circunstancias del hoy por la arena movediza de ma帽ana. Inmolamos el presente por la sorpresa del devenir. Y se escurre el tiempo aspirando, planeando, adquiriendo para un d铆a, para cuando me case, para cuando tal cosa鈥 y as铆. Los quince a帽os se cumplieron y la investidura pas贸. Los hijos y las hijas crecen. Por m谩s que comas solo tienes un est贸mago y por m谩s que consigas solo puedes calzar un par de zapatos a la vez. El tiempo es hoy y pasa. S谩cale el jugo y suelta las mochilas pesadas. Perdona r谩pido y ama, que solo el amor le deja sonrisa al pasado y la hace m谩s viva en el presente.

Cargue Art铆culos M谩s Relacionados
  • El amor de Semana Santa

      A los veinte a帽os me enamor茅 perdidamente de una muchacha residente en los Estados …
  • Mi vieja

    Acumular chelitos es una costumbre de los viejos. Mi madre, quien no baraja un baile a los…
  • Por fortuna

    Es una fortuna que las vacaciones hayan tra铆do a la nieta. La muchachita y su olor a beb茅 …
Cargue M谩s Por Colibr铆 Colibr铆
  • El amor de Semana Santa

      A los veinte a帽os me enamor茅 perdidamente de una muchacha residente en los Estados …
  • Mi vieja

    Acumular chelitos es una costumbre de los viejos. Mi madre, quien no baraja un baile a los…
  • Por fortuna

    Es una fortuna que las vacaciones hayan tra铆do a la nieta. La muchachita y su olor a beb茅 …
Cargue M谩s En Deja que te hable

Deja un comentario