Inicio Deja que te hable Colibríes de Butler

Colibríes de Butler

0
0

La otra noche mi esposa y yo fuimos invitados a participar de una exposición muy particular. Era la presentación de la Colección Colibrí, un conjunto fotográfico donado por el empresario y artista del lente Edward Butler a Acción Callejera Fundación Educativa. El colibrí, una de las avecillas más chiquititas del mundo, protagoniza las imágenes en cuestión. Y da gusto mirar en ellas la dedicación del fotógrafo, su sensibilidad y la perseverancia para captar el veloz ir y venir de la madre Colibrí en los aprestos de alimentar a sus pichones. ¨El colibrí tiene el metabolismo más alto entre las aves y requiere alimentarse en promedio cada diez minutos. Por esta razón, el proceso cría es extenuante para la madre, que debe procurar su propio alimento y el de los pichones. Cuando hay escasez de alimentos, la madre pone su vida en juego: entrega todo lo que obtiene a las crías, sin alimentarse ella misma¨. Este dato lo leí en la carta del autor de las fotografías, un relato conmovedor al igual que sus obras.

Cuán atinado fue presentar la colección en mayo, dedicado a obtener recursos para la gran madre que es Acción Callejera para la niñez en riesgo social. Mi esposa y yo adquirimos un juego de la recopilación fotográfica, cuyo fondo –gracias a la donación de Butler y a la generosidad de quienes lleven los colibríes a sus casas- beneficiará a la cantidad de niños y niñas que la pobreza obliga a trabajar. ¨Esta serie de fotos está íntimamente relacionada con la labor de Acción Callejera, que vela por pichones que caen del nido, en una sociedad con extremas condiciones de desigualdad. El mensaje que nos traen estas avecillas es que el amor está en el nido, sin importar el esfuerzo que haga falta. No se requiere de un nido de oro, sino de presencia, dedicación y ejemplo. El apoyo y la enseñanza de lo mucho o lo poco que la familia pueda aportar, son imprescindibles para encauzar al pichón humano por el camino de la dignidad¨. Eso dejó escrito Edward Butler, a quien no tengo el gusto de conocer, pero a quien le profeso mis respetos.

Cargue Artículos Más Relacionados
  • El amor de Semana Santa

      A los veinte años me enamoré perdidamente de una muchacha residente en los Estados …
  • Mi vieja

    Acumular chelitos es una costumbre de los viejos. Mi madre, quien no baraja un baile a los…
  • Por fortuna

    Es una fortuna que las vacaciones hayan traído a la nieta. La muchachita y su olor a bebé …
Cargue Más Por Colibrí Colibrí
  • El amor de Semana Santa

      A los veinte años me enamoré perdidamente de una muchacha residente en los Estados …
  • Mi vieja

    Acumular chelitos es una costumbre de los viejos. Mi madre, quien no baraja un baile a los…
  • Por fortuna

    Es una fortuna que las vacaciones hayan traído a la nieta. La muchachita y su olor a bebé …
Cargue Más En Deja que te hable

Deja un comentario